viernes, 29 de junio de 2012

La buena obra de la noche

(Basado en hechos reales)

Sucedió hace años, en días de grana y oro. Un jueves de primavera, Sevilla

Un puñado de colegas de oficio y competidores en el trabajo, coincidimos en el mismo hotel en Sevilla. Jueves noche, la calma que anuncia la tempestad de un fin de semana de duro trabajo. Sin ninguna casualidad nos vamos encontrando en la cafetería del hotel. Un café, una Vichy y nada de alcohol. Somos veteranos de muchas guerras perdidas. Ya que estamos aquí -y comienza el ritual- podíamos salir a tomar unas tapitas y una copita. Se me acerca uno de los colegas, compañero en mil batallas, confidente de lo inconfesable, amigo de risas y lágrimas y me susurra que tiene una cita a las doce. Sin problemas, amigo, tomamos unas cañas y a volar. Le paso el parte a la peña: caballeros, no tenemos tiempo para mucho protocolo, de manera que propongo que vayamos a lo del pulpo, a lo del jamón y terminemos en el albero de los montaditos. Es por nuestro amigo Lobo Solitario, ha quedado.

Vítores y aplausos. Y como un solo hombre, nos pusimos a la faena. Pulpo por aquí, jamón por allá, otra vez jamón por acuallá, montaditos, papas aliñas, tortitas de camarones, cervezas, pescadito, un vinito, unas risas...y las doce. Oye, Javi, que me voy, mira qué hora es. Sí, ya veo, las doce, y qué, ¿acaso has quedado con un cliente? Mi amigo no entiende de preguntas retoricas y me responde al punto: bueno, ya sabes que no, sabes que he quedado con una muchacha de Los Remedios, y oye, ya que se ha acercado hasta el centro... Cucha picha -la manzanilla me proporciona un don de lenguas envidiable- no conozco a ninguna muchacha de los Remedios que sea puntual. Apuesto un gintonic a que no llega antes de la una. Me mira, me pregunta: ¿conoces a alguna muchacha de los Remedios? Lo tomé como una pregunta retorica y cambie de tercio: vale tío, desaparece sin hacer ruido, yo me encargo de lo tuyo y ya echamos cuentas. Nos pasábamos media vida echando cuentas. Todos, en silencio, clavan la mirada en la nuca de Lobo, hasta que desaparece. Entonces, alborotados, levantan los brazos y piden la cuenta. Rápido, por favor. Pagamos y salimos. Paramos en seco: ¿alguien sabe adónde ha ido Lobo Solitario? Me miran y les informo que al Sinsinaty Club, creo. Añado que no sé dónde está, pero es inútil proteger a mi amigo, ya vuelve uno de los colegas de interrogar al camarero. Está aquí al lado, chicos -nos informa-, es una sala de fiestas para mayores de treinta, por eso no la conocíamos. Nadie le rió la gracia, es un tío con muy mala sombra.

El Sinsinaty Club es un local amplio, con dos barras, una frente a otra y una pista de baile en el centro. Mesas bajas, taburetes acolchados en la barra, lamparitas cursis en las mesas, camareros cachas con chaleco negro y camisa blanca para las mesas y camareras treintañeras con camisa blanca y chaleco negro para la barra. Cuando entramos sonaba una canción que nos pareció toda una declaración de principios: 
Búscate a un hombre que te quiera,
 que te tenga llenita la nevera

Nos miramos, nos encogimos de hombros y  pedimos unas copas a la camarera de chaleco negro y camisa blanca. Mientras esperábamos, inspeccionamos cada rincón de la sala en busca de nuestro colega y de la muchacha de los Remedios. No los vimos. Detuve a un camarero cachas y le pregunté: usted disculpe, caballero, ¿no habrá visto a un muchacho que no es de aquí con una muchacha de los Remedios? Entienda usted, señor -contesta-, que la discreción en este trabajo es más importante que una buena propina. Alguien sacó 20 € y se los dio al camarero: ¿Ve usted la cortina de aquí al lado? pues no puedo decir más. Y se marchó con los veinte euros. Las siete u ocho cabezas que eramos, una por colega, se asomaron a través de la pesada cortina de terciopelo rojo. ¡Allí estaban!, nuestro colega y la muchacha Cara de Ángel, como la llamaba nuestro amigo. 

Volvimos a la barra y nos miramos. La música habia cambiado.



¿Lo dice alguien o lo digo yo? Otra pregunta retórica, claro. Hablé: seamos prácticos. Sabemos que Lobo Solitario es un pedazo de pan que ya no puede seguir soltero, de manera que si no le echamos una mano se le va a escapar la muchacha cara de ángel y nos va a dar la coña durante meses ¡Chicos, hay que darle un empujón! Y se me ocurre algo. Fue al ver a un antoñito, así llamábamos a los chinos que venden flores es los Sinsinatys Clubs de Sevilla; en Córdoba son rafaelillos y en Málaga, manolillos. Le hice una señal: Antoñito, ven pa´cá; a ver, cuánto. Tles eulos una flol. ¡Joder, cómo se ha puesto Sevilla! Pero a ver hombre de dios, ¿nos ves cara de trabajar en la diputación o qué? Además -y modulé una voz cautivadora que reservo para las negociaciones más difíciles-, no hablo de una flor, quiero la plantación. Te doy 30 euros por todas las rosas. Después de un duro toma y daca, lo conseguí por cuarenta euros. Mientra que yo negociaba con Antoñito, el Bienplantao, un sesentón con el billetero a reventar y aspecto de cuarentañero, trataba con la camarera: nunca hablo de dinero, señorita. Lo que quiero que haga es tikar el importe, pasar la VISA, traer la botella de champán con dos copas, llamar a un camarero y tener preparada la música que yo le indique. Por ese orden. Se giró y me miró: Javi, ¿antoñito está listo? En perfecto estado de revista y esperando ordenes, le contesto. 

Cambia la música.


 

Allá que van. Delante el chino con el ramo de rosas rojas, y a dos pasos el camarero cachas llevando una bandeja con la botella de champán y las dos copas. El chino, con una reverencia, le ofrece el ramo de rosas a la muchacha de los Remedios. Antes de que ella reaccione, deja paso al camarero que sirve con mucho protocolo y un pelín de sobreactuación -bandeja sostenida con una sola mano y servilleta blanca en el antebrazo, la otra mano en la espalda, gesto serio pero amable, ligera inclinación hacia delante, distancia justa, ...-, el champán empezando por la mujer. Tal como habíamos calculado, la muchacha se repone de la sorpresa cuando el camarero le está sirviendo la copa y pregunta la bobada esa de "¿y esto?" El camarero, que además de cachas era un pedazo de profesional, cumple con nuestras instrucciones y gira levemente la cabeza señalando a nuestro colega al tiempo que finge una sonrisa pícara.

Y hasta aquí, que me he alargado demasiado y esto de los post es de léeme en un plisplas. La historia continua. Otro día.


Hablando de Sevilla y de sus mujeres

.

22 comentarios:

  1. jajaja
    y entonces, el Lobo solitario aprovechó el momento y le pidió matrimonio a la chica/muchacha de los Remedios??

    Escribes muy bien Javier.

    un abrazo :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué, Esilleviana, pues qué. Lobo solitario es tan tímido y formal que lo primero que hizo fue echarse mano a la cartera y pedir la cuenta del champán y la flores.

      Ya te contaré. Un abrazo

      Eliminar
  2. Ninguna chica de Los Remedios que se precie de serlo, es puntual.
    Y lo digo por experiencia propia.
    (La historia promete... Esperaremos ese to be continued...).
    (El bar en cuestión no sería "La Champanería" de c/Pedro Pérez Fdez,¿no?)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "flexibilidad de horario" no es una característica exclusiva de Los Remedios, ni aun de Sevilla. Es práctica común en Andalucía. Con todo, y después de un exhaustivo trabajo de campo, creo que es Málaga quien se lleva el primer premio.

      La Champanería creo que está en los Remedios, y en ese lado del río no solíamos ir más allá de la calle Betis. El `Sinsinaty Club´ es un revoltijo de dos locales: el antiguo `Coto´, bajo de los Lebreros, y un local con nombre inglés en la calle Jesús del Gran Poder.
      Le tengo un gran cariño a Sevilla, fueron unos años enormes.

      ¿Eres sevillana?. ¡Enhorabuena! Sevilla es grande.

      Eliminar
  3. ¡Vaya texto! El contenido es divertido pero está muy bien escrito y te lleva "al sitio". No conozco aún Sevilla, es una de esas espinitas que me aguijonéan de vez en cuando. En cuanto me dejen..:D:D

    Nosotros éramos más prosaicos, íbamos a Manon en Valencia, tráfico de exámenes y todo eso..ya sabes. Yo nunca me atreví, me hubieran asesinado en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tráfico de exámenes? Nunca trafiqué, en realidad no conocí a ningún "camello" (jeje, si no..vamos, que no sé yo..) En aquella lejana época, Alicante se acababa de `independizar´ de Valencia y adoptó personalidad propia, lo que implicaba -no sé yo por qué- mucho rigor, exigencia y casi disciplina inglesa. Es ese síndrome de "hermano de en medio"

      Lo de Sevilla, Candela: es urgente que remedies esa carencia. De verdad, vale la pena

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Peste de goear, qué tiempos cuando no te informaba de productos ajenos a la música, empiezo a darme cuenta que traes muchas alforjas en tu equipaje, esas descripciones tan vívidas de los nigth-club me llevan a maliciar, pero la história se va caldeando, anhelo el resto, por cierto, ya que salió la palabra historia, es eso lo que voy a estudiar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te pongas en plan inspector...nada de nigth-clubs. Vale que eran locales y curiosamente siempre de noche. Pero no, no es eso.

      Lo de Historia está bien, me gusta. Es de esas carreras que una madre no quiere para su hijo, que te enseñan cosas poco útiles para la vida cotidiana pero que te llenan de satisfacción.

      Un abrazo (ah, las alforjas van repletas, pero de fantasía, no vayas a creer)

      Eliminar
  5. Me parece a mi que el Lobo Solitario en breve perderá tan poderoso apodo,¿o no?. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lobo Solitario es grande, e impredecible.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Espero la segunda parte.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que la haya, fus.

      Gracias por tu visita. Un abrazo

      Eliminar
  7. Hola Javir.
    Venga que la cosa está que arde... espero que no se queme el local :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquello estaba plagado de buena gente, imposible quemar nada, APU

      Un abrazo

      Eliminar
  8. promete, promete, eo, promete, promete, oa.
    Buen pulso narrativo, javir.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo, Jose Antonio. Veamos cómo circula el asunto.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. El límite está en la dignidad y el respeto individual. Si a una persona le atrae, le motiva estar y convivir con otra persona de su mismo sexo, ¿por qué no va a tener la misma legitimidad, con adecuación a la ley que la de una pareja de personas de distinto sexo? no entiendo que no sea así. Y en cuanto a tus limietaciones, si mi pareja me propone compartir mi casa con otra mujer, no me estaría respetando, ni tendría en cuenta mi opinión, por tanto, no es comparable ni equiparable a abrir la posibilidad de que dos personas del mismo sexo sean pareja de derecho y, aún más irracional establecer alguna relación entre matrimonio igualitario y Woody Allen...jaja
    Ante todo, aceptar que somos iguales y a la vez, diferentes. Que a ti te gusten las mujeres y a mi los hombres, no quiere decir que todo el mundo sea igual a nosotros y después, la conformidad de que todos/as debemos tener los mismos derechos; solo era eso.

    y en cuento a tu amigo, yo también habría hecho lo mismo.
    y qué, y qué...

    :)

    ResponderEliminar
  10. La respuesta que pensé y no debí transcribir bien en palabras fue y es: el límite a las peticiones y demandas que las personas hacemos a las reglas que nos impone la convivencia -ésto sería una una posible explicación a sociedad, un colectivo donde las personas conviven aceptando a los demás y haciendo valer nuestras necesidades-, lo impone lo que hace sentir mal a las otras personas. En una sociedad donde se acepte el estado de poligamia o de poliandria, se ve con total naturalidad pero en la nuestra, las creencias y certezas que tenemos de cómo relacionarse, alternando y cohabitando con otras personas es de modo distinto, por tanto, tendrás que aceptar que esos límites jaja (te quedaste sin otra forma de vivir... jaja).

    podemos terminar el tema; quiero participar en una propuesta de San (http://galisan33.blogspot.com.es/2012/07/convocatoria-este-jueves-relato.html#comment-form) e intentar escribir algo sobre "Tus fantasías secretas"; se aceptan sugerencias...

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tema terminado. Aunque no sin una pequeña reflexión: Aristóteles, tipo listo donde los haya, aceptaba la esclavitud como un estado natural. Cosas de la época. Y es que nada es inmutable.

      He visto que no necesitabas sugerencias...

      Eliminar
  11. :)
    también consideras la mascletá como ruidos "musicales"??
    explícame ésto jaja.

    y siento la decepción... :)
    "muchos ruídos y pocas nueces".

    jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes, Esilleviana, hay "ruidos" sinfónicos. He recordado este post de hace dos años http://al-sol.blogspot.com.es/2010/06/buen-dia-te-hago-un-test-vale-y-me-lo.html

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...