miércoles, 11 de julio de 2012

¿De dónde son?


¿Ha sido dura la marcha?, pregunta la aguerrida periodista. Mucho -contesta un heroico minero-, con mucho calor y  muchos kilómetros.



Pero ya están en Madrid, en el rompeolas de todas las manis. Han entrado bajo bandera como Franco llegaba bajo palio. Pero es distinto; ellos, los mineros, luchan para dejarles a sus hijos un trabajo que pagaremos el resto de los españoles. Son leyenda. Son la mística obrera, el ariete de la revolución. Tiznados con las entrañas de la tierra, con los ojos tristes por la oscuridad de la mina, con el alma blanca para combatir la negritud de su trabajo...canta, Victor, tú sabes de qué va, te lo ha contado tu abuelo.


Los he visto por televisión, cómodamente sentado en el sofá de casa de mis padres y tomando una tarta que mi madre ha preparado por mi cumpleaños. Mi padre me acerca un gintonic: vamos, aunque sea miércoles,  también celebramos nuestro aniversario y tu madre quiere verte contento. Miro la pantalla de la tele: mineros, prejubilados, sindicalistas, políticos y artistas progres jaleados por un puñado de madrileños...me acuerdo de "Talleres García"; han cerrado, cinco a la calle, uno es mi primo, demasiado joven para jubilarse, demasiado viejo para reiniciarse. Lo sabemos la familia, los Garcia y los clientes de los García

-¿Qué te parece lo de los mineros, hijo?
- Lo de mi primo sí que es una putada, papá. Y nadie lo sabe.
-Son pocos, chaval, son pocos. Y no dan la estética revolucionaria.

Me fijo en las imágenes de televisión: banderas regionales y banderas viejas de un siglo pasado. Ninguna Nación.

-Mira las banderas, papá. 
-Sí, a mi también se me antojan lejanos. Extraños. ¿De dónde crees tú que son?
-Del país de las maravillas, quizá.

Plinio

.

13 comentarios:

  1. Del país de los jetas son...

    Bonito bodrio espectáculo han dado estos boys de pacotilla, con la Bardem de estandarte. Anda y que se monten en la máquina del tiempo y regresen a su siglo. En su defecto, que tengan la decencia de cortarse las venas por frikis, cuchipanderos y tercermundistas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja....hoy te veo partidaria de no hacer prisioneros!

      Eliminar
  2. Y encima jubilación a 3000€ mensuales. ¿Sabe la gente lo que apoya y por qué lo apoya?, la minería no obtiene beneficios...¿por qué hay que seguir fomentándola?, ¿y por qué los padres siguen instando a los hijos a seguir con la costumbre?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo apoya por la estética, por la fatigada imagen del revolucionario con el rostro camuflado de minero. Es difícil que los empleados de las funerarias levanten pasiones.

      Eliminar
  3. Yo no digo na, q luego todo se sabe. Sólo diré que los derechos siempre han de ser defendidos de la manera que uno crea más adecuada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quemando ruedas de coche? cerrando el paso por carreteras? con armas? la manera "más adecuada" para algunos no siempre es la más adecuada.

      Eso es ir de comprensivo y al final es el más intolerante.

      Eliminar
    2. Gata, si para defender unos derechos hay que conculcar otros, algo va mal. Y alguien ha de resolver el conflicto. Quizá la ley, quizá la autoridad en la que democráticamente hemos delegado la facultad de arbitrar.

      Gracias por tu visita. Un saludo

      Eliminar
  4. Si no somos políticos, todos de una u otra forma somos mineros, y si no al tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco a más de uno que ya le gustaría ser minero. Les tendremos envidia. Al tiempo.

      Un beso

      Eliminar
  5. Estética de otra época para una falacia monumental.
    Una industria que no es rentable, no puede mantenerse con subvenciones.
    Imaginemos marchas de albañiles,pala en ristre y cubeta de cemento hasta la Puerta del Sol, para pelear por seguir con el "modelo ladrillo".
    Lo que aquí se dilucida es mantener las prejubilaciones de oro:mineros jubilados a los 42 años con más de 3000 euros de pensión.
    "El futuro de nuestros hijos -dicen -es la mina".¿Pero no es tan peligrosa?.¿Qué padre que se precie querría algo así para sus hijos?.
    ¡Ay, cuanta milonga!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saben que es un negocio sin futuro, como la pequeña tienda de ultramarinos que tenían mis abuelo y se la comió un super. Eran tenderos y no mineros, por eso no marcharon con sacos de cebollas al Ayuntamiento.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Creo que en este país hace años que hacemos dejación de nuestra herencia y nuestros problemas, ¡ya lo arreglarán nuestros hijos! pero ¿Qué les vamos a dejar a nuestros hijos?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué les vamos a dejar?...problemas.

      Un abrazo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...