lunes, 15 de noviembre de 2010

Una Navidad de cinco meses...pufff!!

No sé si me van a creer. Tampoco tienen por qué. El caso es que ayer, domingo de mediados de noviembre, me bastó una camiseta veraniega para salir a la calle. Los pantalones cortos me parecieron una provocación y me contuve. Hoy es otra cosa.

Nada más salir Alonso a perder el mundial de F1, me llamó una joven vikinga a tiempo parcial y `barrió´ con su ordenador, y desde la ventana de su casa, un exterior de postal de navidad : casitas de colores cubiertas de nieve, arboles forrados con un manto nevado y caminos blancos y serenos. Todo muy melancólico.

-Así desde finales de Octubre, y supongo que hasta primavera. ¿Te gusta?
-No. Me parce a mi que vivir en navidad desde Difuntos hasta Fallas, es un exceso. El mazapán me gusta en pequeñas dosis.

Lo sorprendente es que se hayan establecido asentamientos humanos -gente inteligente, supongo- en lugares tan inhóspitos, con lo grande que es el mundo. Benidorm o Torremolinos, por ejemplo. O el Levante hispano, donde me beneficio del  descompensado reparto de calores y fríos.

En el fondo es una suerte que hayan echado raíces en los glaciares nordicos, de haber venido todos para acá, no cabríamos oiga, no cabríamos. Porque cuando lo catan, repiten.

Por suerte la joven vikinga a tiempo parcial es sólo interina. Volverá.


A la playa ligeramente vestidas, por puro protocolo invernal.

14 comentarios:

  1. Vikinga a tiempo parcial... o sea que es del Real mandril, pero sólo cuando gana, ¿o no?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Javir.
    A vuelto para recuperarse por un tiempo ten por seguro que volverá asi que deja sus cosas como las ha dejado para que cuando vuelva sienta que nunca se ha marchado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Amigo Javir, estoy convencido de que no le importa tanto el frío y la nieve a tu hija, estando a gusto y feliz allí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No vas muy desencaminado, Jose. Aunque más bien es `casillista´.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Prefiero que tenga muy presente que se ha marchado, eso es señal de que ha aprovechado el tiempo. Pero en el fondo de tu mensaje estoy de acuerdo: que vuelva como si nunca hubiera faltado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón, sheol, no le importan las inclemencias. Es la edad, la ambición y la vitalidad lo que la anima.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Javir.
    Si es eso; en realidad nunca se marchan. Siempre están en cualquier conversación y/o detalle cotidiano que nos rodea. :D
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Javir, al menos las vikingas, con sus postales y demás, alegran la vista, suelen tener su luz y calor propios, ¿no? Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola Javir,yo pienso que el frio es para mantener la carne fresca y que no se desagan los helados,para mi gusto donde se ponga un clima más caluroso que se quiten esos frios que a mi me acojonan.

    ResponderEliminar
  10. Están hasta en los silencios que sin ellos no se producirían.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Y que no nos falte la luz el calor, José Antonio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Me alegra verte por aquí, CRD. Ya sabes que coincidimos en los de los calores.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola LdP.
    Si por mi fuera...todo el año en bañador

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...