martes, 17 de enero de 2012

Me libré del `blue day´

Ayer de blue day y servidor sin saberlo. Me enteré por la noche, a última hora y por internet. Es lo mejor. De haberlo sabido veinticuatro horas antes, quizá, solo quizá, qué digo quizá, seguro y más que seguro, hubiese condicionado el tercer lunes de enero, día elegido para el blue day, el día más deprimente del año.



El blue day comenzó a las cero horas del tercer lunes del primer mes del año, justo cuando me metí ne la cama y me di cuenta de que no tenia sueño. Lo llamé, al sueño, y no llegó. A las tres de la madrugada me levanté, di una vuelta por Internet y me puse una serie: "Carlos", el terrorista venezolano que trajo de cabeza a media policía europea. Son tres capítulos de cerca de dos horas cada uno. Vi dos. Entre uno y otro me preparé una tostada; durante la operación se me resbaló la aceitera, se rompió y tuve que recurrir al tulipán. El té, recordé, se acabó el sábado y como soy el único que lo toma no se repone si no aviso o lo compro. Sin té. No importa, también soy adicto al café. Café, sí, el que se llevó la niña a una cena de amigas: Todas, me dijo y ahora lo recuerdo, tenemos que llevar algo para cenar; yo llevo el café. Todo el café. Encontré una bolsita individual de ColaCao, caducada, ¡y qué! Desayune tulipán con colacao.

Me creerán si les digo que la primera gota del primero de los muchos cafés de día -recuerden, no dormí- planeó y aterrizó en todo lo alto mi camisa blanca, España camisa blanca de mi esperanza. Me pasé el día explicando que sí, que ya sabía que la camisa está sucia, pero qué le voy a hacer si a mi manchita roja se acostumbraron mis ojos. Ojos que se me cerraban sin avisar; creo llegué a soñar mientras caminaba.

El día, resumo, fue normalito salvo por las dos multas -velocidad y aparcamiento-, por el golpe que le di a un insensato que frenó frente a un semáforo en rojo en medio de la calle y por alguna cosilla más que les ahorro, que no es cosa abusar.

Ya en casa, me preparé un té que compré de vuelta, repasé las noticias y me enteré de que el día que acababa era el blue day. Ufff -pensé- qué suerte no haberlos sabido hasta ahora; si me entero de esto anoche igual me deprimo y se me jode el día.

16 comentarios:

  1. Como decía La Codorniz - No llores por la pérdida del sol, pues tus lagrimas haran que no te des cuenta de la caca de perro que vas a pisar. Es decir que todavía puede ser más atroz el día.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si el día no fue malo. Rarito, pero no malo.

      Eliminar
  2. Pues yo me acabo de enterar...menos mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO creas que te hubiera cambiado gran cosa. Mucha meiga es lo que hay.
      Un besote

      Eliminar
  3. Hola javir.
    pues me alegro que no pasaras por mi blog un día antes je,je,je. Un abrazo

    http://apureal.blogspot.com/2012/01/el-proximo-lunes-16-de-enero-podria-ser.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí APU, me hubiera matado tu apunte sobre los puentes desaparecidos.
      Una abrazo

      Eliminar
    2. Pues no te cuento; en Portugal se los ham quitado directamente de un plumazo...y todo eso dicen que lo hacen por nuestro bien. Habrá que dar las gracias de que se han gastado el dinero del contribuyente para que nos cuiden tanto ahora.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¿Te miró un tuerto...?

    jeje...yo escondo las cosas que quiero que no me quiten mis hijas. ¡Ala! pues "que haiha salú" y mejor suerte para otro día, qué se le va a hacer. Esta vivo ¿no? pues eso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me miraron cara a cara que es la primera, que es la primera...eso es lo más inquietamente. Y vivo, sí; más o menos.

      Eliminar
  5. ¡Eso es actitud, y lo demás son tonterías!
    Después de ésto que te echen todos los mondays que vengan!

    ResponderEliminar
  6. Imposible... no me creo que te deprimieras; en todo caso, de haberlo sabido quizá (o tal vez jaja), habrías cambiado de serie por una con nombre de mujer, mas que nada para no comenzar con la camisa llena de café y continuar con las multas y el golpe.
    tanto nos influye la tv que vemos y las lecturas que leemos? jaja

    tus palabras tienen influencia positiva.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora que lo pienso, sí. El error, mi error, ha sido matar una noche de insomnio con una serie sobre terroristas. Mejor me hubiera ido si hubiera pasado la noche con Carmen la de Ronda

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Carmen la de Ronda?
    una gran mujer jaja

    me resulta muy difícil escribir/vender un buen relato!!

    gracias

    :))

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...